Nuestro Fundador


Monumento en honor a nuestro fundador, el Sr. Cura Don Enrique Méndez Garibay, ubicado en el atrio de la parroquia del Apóstol Santiago en Sahuayo, Michoacán.

Biografía


El Señor Cura Don Enrique Méndez Garibay nació en la “Hacienda de Santiaguillo” cerca de la ciudad de Zamora Mich., el 21 de septiembre de 1900. Hijo del Sr. Francisco Méndez Magaña –ayudante del administrador de la Hacienda– y de la Sra. Josefa Garibay Maciel. Originarios de Tlazazalca Mich.

A los dos meses regresó la familia a Zamora donde vivían, y por motivos de salud de su mamá y por prescripción médica la familia se trasladó a Aguililla Mich., donde vivió el P. Enrique hasta el año de 1922. Ahí cursó la primaria, después trabajando de dependiente en una tienda; hizo curso de comercio en una academia particular.

Desde niño quería ingresar al seminario de Zamora, pero las revoluciones carrancistas y villistas cerraron el seminario y hasta el año de 1922 pudo ingresar al seminario de Zamora, don de hizo los estudios de latín y humanidades. Por la revolución cristera se volvió a cerrar el seminario y entonces es septiembre de 1927, el entonces obispo de Zamora, el Excmo. Sr. Manuel Fulchery y Pietra Santa, por recomendación del padre rector del seminario, el Sr. Canónigo Dr. Dn. José Plancarte e Igartúa, lo mandó al Colegio Pontificio Pío Latino Americano de Roma. Allí estudió Filosofía y Letras, obteniendo el doctorado en 1930; y en la Universidad Gregoriana en Roma estudió Teología, obteniendo la licenciatura en 1934.

El 29 de octubre de 1933, por manos del Emmo. Cardenal Marchetti Selvaggiani, vicario de su Santidad Pío XI, fue ordenado sacerdote en la capilla del Pío Latino. En septiembre de 1934 regresó a México a su diócesis de Zamora. De octubre de 1934 a abril de 1935 fue vicario de la parroquia de Pajacuarán Mich.; de mayo de 1935 a junio de 1937 fue vicario ecónomo de la parroquia de Tancítaro Mich.; de junio de 1937 a septiembre de 1938 fue párroco de Zináparo Mich.; de octubre de 1938 al 18 de octubre de 1944 estuvo en el seminario de Zamora como profesor y en la curia como ayudante del administrador de los bienes de la diócesis; y del 18 de octubre de 1944 a julio de 1975 fue párroco de la ciudad de Sahuayo Mich., en donde el 31 de enero de 1966 fundó la comunidad de los Misioneros Oblatos de la Sagrada Familia, y se dedicó de tiempo completo a la formación de los aspirantes, novicios y religiosos.

El 28 de octubre de 1988 fue llamado a las casa del Padre, y sus restos se encuentran en los jardines de la Casa General de los Misioneros Oblatos de la Sagrada Familia, en la ciudad de Sahuayo, Michoacán